XIII Estación

XIII

LO TENGO MUERTO EN MIS BRAZOS

(Te adoramos, Cristo, y te bendecimos)

Ha muerto. Ahora sí, ya me puedo acercar. ¡Es mi hijo! Dejadme abrazarlo. Dejadme darle el último beso.
Es el mismo, desfigurado, herido, muerto; pero el mismo. Murió amando; miradlo en los ojos abiertos, sin vida, pero ojos de amor.
Los que lo habéis matado, vosotros, los de todos los siglos, pecadores, venid a verlo, murió amando.
Los que lleváis a Cristo muerto en vuestra alma, venid a mí, soy su madre;
quiero tenerlo, y os quiero tener en mis brazos.
Quiero sufrir, también, junto a vosotros,
muertos por el pecado; quiero daros la vida,
ser plenamente vuestra madre.
El pecado, sólo él, ha puesto así a mi hijo, al que tengo muerto entre mis brazos. Ha muerto por salvar vuestra alma, por darle vida; no estéis muertos vosotros, los que ya sois mis hijos; los hijos de mi corazón doloroso.

(Hemos pecado, Señor, Ten piedad de nosotros)

Siguiente estación