V Estación

V

SIMÓN CIRINEO

(Te adoramos, Cristo, y te bendecimos)

No importa que lo hagas a la fuerza.
Gracias, Simón. Yo no podía más.
Eres el padre de muchos hombres, que llevarán mi cruz a través de los siglos.
La cruz de su dolor, de su humillación, de su pobreza,
de sus pecados; la llevarán sin saber que es la mía;
como tú no sabes que la que llevas es la cruz de Dios.

Los que sufrís, hermanos, mirad a este hombre bueno
llevar mi cruz; sabed que todos sois mis cirineos,
que todos me acompañáis hasta el Calvario.
No hay hombres sólo para clavar;
también los hay para llevar la cruz.
Yo he santificado vuestro dolor.


(Hemos pecado, Señor, Ten piedad de nosotros)

Siguiente estación